29.10.08

piedra: tour por el (enorme) anfiteatro

pase, le digo, por acá
fíjese
más cerca
cerca de su abrazo izquierdo
encontrará la primera
la inicial
piedra

deténgase.

alguien
cerró los ojos justo
aquí.
hace siglos.

recorra imagine
el precipicio en esta orilla
el vuelco
el original vuelco. siga.

alguien
otro alguien
imaginó la ciudad bajo
este árbol esta sombra
era la ciudad toda
cuando no existía piedra
y había que imaginarla.

cerca.
más aún.
puede leer el oráculo.
cómprelo llévelo.
la palabra la idea la semilla
:

toda
ciudad
surge
de
otra.

tss

dormí poco. entre una junta en mexicali en la mañana y otra en la tarde. entre llegar a tijuana a la 1 am y despertar a las 6 am para ir al programa de radio. ahorita soy un poco máquina (más que de costumbre) llevada por el piloto automático (el de siempre, el que me ha salvado de muchas). ahorita soy como humo vaciado en un cuerpo. no. como cuerpo en proceso de ser humo. tengo sueño (tal vez cuando dormimos nos convertimos en humo y viajamos hacia lo que soñamos). me siento fuera de aquí. en otro lugar que no es ni donde habitan los sueños ni donde habita el cuerpo. y ahora suena el teléfono. y contesto. quiero dormir y recuperarme en mi cuerpo.
hoy es un día de esos.

20.10.08

alberto blanco


ahh y hace ratito llegó a tijuana el poeta alberto blanco. estará hoy en el icbc, a las 6:30 pm. y mañana. y pasado en la escuela de humanidades de la uabc, dentro de la 1ra feria del libro usado.

invitados están. entrada libre





Poema visto en el ventilador de un motel

Hace un calor endemoniado.
Enciendo el ventilador
y empiezan a girar las aspas lentamente.
Pronto se desplaza un suave viento
y las cortinas comienzan a bailar.

El centro del ventilador
es un espejo convexo,
un ojo de pescado,
un casco de oro.
Allí vibran los reflejos
con el ronroneo de la máquina,
pero no se mueven de su sitio.

Aumento la velocidad y las aspas giran
hasta volverse casi invisibles
—sólo una gasa blanquecina—
pero los reflejos en el centro
siguen siendo los mismos.

Así ha de ser con todo—me digo—
las superficies se mueven a gran velocidad
pero las formas que reflejan no.

Pasan los individuos de una especie,
pero la especie sigue siendo la misma.

Pasan los hombres de un pueblo,
pero el pueblo permanence.

Pasan todos los poetas,
pero queda la poesía.

Pasan nuestros pensamientos,
pero algo, o alguien,
está observando.
Sigue observando.

kippenberger en l.a.

después de tantos días de no escribir, quise hacer un post más ilustrado que de costumbre. así que me puse a buscar en google imágenes de alguna instalación o pieza de martin kippenberger, ya que no tomé fotos de la expo este sábado. r y yo fuimos a los ángeles al museo de arte contemporáneo, donde estaba una retrospectiva de kipperberger. antes de ir no lo conocía y me encantó ver la obra de un artista de obra tan libre que no se encasillaba en un estilo o forma de hacer, sino que producía en diferentes medios y formas.

aunque en internet la pieza que más fácilmente se encuentra es la de la rana crucificada, que tanta polémica causó cuando se presentó en italia, hay muchas otras que me gustaron más.

sus instalaciones de las sillas, sus carteles, su pintura tan diferente de un cuadro a otro.
muy recomendable.
hace tiempo que no iba a los ángeles. me hizo recordar que a tan sólo 2 horas y media hay mucho qué ver y qué caminar. nos alcanzó el día para ir a las dos sedes del museo y al barrio chino. vengan más días como este. igual y este post me lo recuerda después, si acaso se me olvida.



1.10.08

f